miércoles, marzo 16, 2016

HUGO: El Vuelo del Dragón

Desde diciembre del extinto 2015 que no reseñaba un premio Hugo. Y lo he hecho a lo grande, leyendo el premio Hugo a la mejor novela corta ("novella") de 1968, es decir,  "El Vuelo del Dragón" ("Weyr Search") de Anne McCaffrey. Es muy buena novela, no en vano, la primera de una saga que ha cosechado éxitos (también fue premio Nebula) y vendido millones de libros. Y de nuevo, Ciencia Ficción, en este caso más Fantasía que otra cosa de hace casi 50 años, pero que asusta de lo vigente que esta. Dragones, una mujer que los domina, luchas por castillos y tronos, ¿les suena? ...a qué si.

El argumento de esta novela sería: "El planeta Pern ha sido colonizado por los hombres. En un lugar inhóspito de su geografía, en las tierras de Ruatha, Lessa (la única superviviente de la última dinastía) vive escondida esperando vengar la muerte de sus familiares. Todo cambia cuando hasta el lugar llegan los Jinetes de Dragones, antiguos encargados de la seguridad del planeta, que buscan una nueva reina. Sin embargo, el dueño de siete castillos, Fax, incluyendo el de Ruatha, no está muy por la labor de las tradiciones y los dragones.".

Como decía, es fantasía pura. Desde el primer párrafo hasta el último. La Ciencia Ficción no está muy presente en esta novela pero irá creciendo mucho más en las siguientes, aunque tiene retazos muy buenos, cuando habla de la tecnología de los habitantes de Pern, así como del problema que tienen con la estrella gemela que cada 200 años se acerca lo suficiente al planeta de Pern para que una extraña raza intente colonizar Pern. De ahí que los "Dragoneros" sean los defensores del planeta.

Vuelvo a recordar que estamos ante una novela de una escritora de Ciencia Ficción de 1968. En un mundo de escritores, esta mujer, Anne McCaffrey irrumpió de manera absoluta con un género, el fantástico, mezclándolo con Ciencia Ficción y temas medievales. Un camino que ahora vemos muy normal y común, pero que hace casi 50 años fue una pasada. Y leyendo la novela se nota esto. Estamos explorando un nuevo mundo, el de Pern con unos ojos jóvenes e inexpertos, adentrándonos en sus historias y tradiciones, poco a poco, de la mano de Lessa y de los "dragoneros".

El libro tiene pasajes preciosos, como esas conversaciones entre jinete y montura (dragón). Estos tienen un vínculo especial y telepático. La novela se permite momentos narrativos que nada tienen que ver con la SF pero que son oníricos y preciosos, como ese baño que se da Lessa tras decenas de años sin hacerlo y descubre a la mujer que hay bajo su piel gastada, harapos y heridas. McCaffrey tiene un estilo muy sencillo, lleno de sentimiento y amor, y poco a poco va metiendo al lector en lo que significan los seres tan mágicos y maravillosos que son los dragones.

Además, la novela habla de cuestiones muy profundas, que en si mismas, están desarrolladas en el mundo de Pern. ¿Qué es un mito? ¿Qué hace que una historia sea una leyenda? ¿Por qué olvidamos algunos mitos y tradiciones en favor de otros? Muchas de estas cuestiones se debaten en los diálogos entre los "dragoneros" y el señor Fax.

En fin una novela con mayúsculas. Con acción, intriga, ciencia ficción y sobre todo fantasía a raudales en un mundo así, FANTÁSTICO. Una novela que pese a tener 50 años, podrían haberla escrito ayer. Impresionante y hermosa.

No hay comentarios: