lunes, mayo 30, 2016

Captain's Vorpatril Alliance

Por fin he podido ponerme al día con el último libro de Bujold de la saga de Miles Vorkosigan.

Este libro se publicó en 2012 pero lo tiene secuestrado RBA. Tiene los derechos de la saga desde este libro, lo tiene traducido (me lo ha contado el traductor personalmente) pero se niega a publicarlo. No sé muy bien la razón. Pero es una HIJOPUTADA.

Así, con todas las letras. Por tanto, para leerlo he tenido que hacerlo en inglés. No es que no pueda o me cueste. No. Es que si estás acostumbrado a un idioma para una saga (después de 15 libros, QUINCE) pues es difícil cambiar el chip. En fin, ya está hecho.

A estas alturas ya no se como describir la sorpresa. Los 14 libros precedentes, por orden cronológico de las aventuras, y orden recomendado para leer serían:
  1. En caída libre
  2. Fragmentos de honor
  3. Barrayar
  4. El aprendiz de guerrero
  5. El juego de los Vor
  6. Cetaganda
  7. Ethan de Athos
  8. Hermanos de armas
  9. Fronteras del infinito
  10. Danza de espejos
  11. Recuerdos
  12. Komarr
  13. Una Campaña Civil. A la que le sigue un corto relato "Regalos de Feria de Invierno"
  14. Inmunidad Diplomática
  15. Criópolis
Esta entrega número 16 está dedicada a Ivan Vorpatril. Transcurre entre "Inmunidad Diplomática" y "Criopolis". Bujold ya nos tiene acostumbrados a estas cosas. Es un libro que recupera el humor más ácido y socarrón de la saga. Además, tiene mucha acción y sobre todo complicaciones. Poco a poco se va haciendo una madeja muy compleja que desemboca en una escena final brutalisima. Muy buen libro.

El argumento sería: "Ivan está destinado en el planeta Komarr, como ayudante de un importante oficial militar. No tiene demasiadas ambiciones, y se contenta con trabajar bien, ir a unas cuantas fiestas y pasar el tiempo. Una noche un amigo del servicio secreto de Barrayar (el planeta de Miles e Ivan) le pide el favor de que utilice sus bien conocidas dotes para con las mujeres, para recoger a una que puede estar en peligro. Y Tej, la mujer, corre un peligro mucho mayor del que creía el amigo. Ivan se verá envuelto en cada vez mayores problemas, en los que les meten y en los que él solito se mete."

Como decía, lo primero que destaca es el humor. Mucho más que en la entrega pasada y muy bueno. Además de romance, que encaja a la perfección y cuya evolución de los personajes está muy bien hecha. Lo segundo que me ha parecido increíble es que recupera personajes secundarios habituales para darles más papel. Simon y la madre de Ivan sobre todo, pero By también. Y los personajes específicos de esta entrega (la familia de Tej) están perfectamente retratados, sobre todo la abuela de Cetaganda. Todos los personajes son creíbles y reales.

Además es muy agradable ver a Miles, su esposa, Gregor y otros personajes. Tienen muy poca presencia, pero muy notable y con mucha carga. Sobre todo porque cada uno sigue siendo lo que siempre ha sido.

En fin, una maravilla de libro. Sigue siendo increíble poder disfrutar de lo que escribe esta autora tanto después de 16 libros. La Space Opera no sería lo mismo sin los Vor de Barrayar, sin Miles, sin Ivan, sin todo eso. La Ciencia Ficción siempre estará de enhorabuena con la mano de Bujold escribiendo.

2 comentarios:

Ángel dijo...

Hola, veo que esta entrada es de hace ya bastante tiempo, pero ahora es cuando llego a ella... Solo decir que buscaba información sobre esta novela de Lois McMaster Bujold de la serie Vorkosigan, que me entusiasma y de la que me quedé con las ganas tras el desastre de RBA Fantástica. No sabía que estaba traducida; suponía que, sencillamente, RBA había renunciado a los derechos al cerrar la sección de Fantasía. pero si es verdada que aún tiene los derechos y que está traducida, entonces sí que no entiendo nada, la verdad. Algo habrán pagado de derechos y de traducción, ¿cómo lo piensas recuperar si no la sacan a la venta?
No sé, suerte tienes de poder leer en inglés.
Gracias por la información y enhorabuena por el blog: no lo conocía pero volveré
Saludos

Moisés Montero dijo...

Gracias Ángel por el comentario.
Es un sinsentido lo de RBA.
Pero así les va, claro.

Saludos y gracias por leer el blog