jueves, octubre 06, 2016

El Fin de la Eternidad

Mucho he tardado en leer este libro. Muchísimo. No me refiero a una vez empezado, ya que "sólo" me ha durado cuatro mañanas (incluyendo dos vuelos y un retraso de una hora). No. Me refiero a que debería ser un libro de cabecera de la Ciencia Ficción y leerlo de los primeros.

Es una AUTÉNTICA MARAVILLA. Isaac Asimov crea una novela de viajes en el tiempo, de historia, de emociones, de crítica social, en fin, una NOVELA CON MAYÚSCULAS. Y nada menos que de la vieja escuela de la SF de los años 50. Ahí queda eso.

El argumento, que no le hace justicia, podría ser: "En el siglo XXVII, la Tierra funda una organización llamada Eternidad, enviando sus emisarios al pasado y al futuro para abrir el comercio entre las diferentes épocas, y para alterar la larga y a veces trágica historia de la raza humana. El proyecto estaba integrado sólo por los mejores y más brillantes exponentes de cada siglo: personas que dejaron de lado sus propias vidas para dedicarse a servir a los demás. Para hombres como Andrew Harlan, Eternidad representaba mucho más que un trabajo: era su vida. Pero, cuando viajó al siglo cuatrocientos ochenta y dos, no pudo evitar enamorarse perdidamente de una hermosa no-eterna llamada Noys Lambent. Ahora, la perspectiva de La Eternidad y todo lo que conlleva dará un vuelco para Harlan."

La novela tiene el ingenio y la complejidad de Asimov. Empieza mezclando las cosas, con una introducción que nos llevará al pasado, y luego a continuar la historia. No podía ser de otra manera tratándose de una novela sobre los Eternos, esas personas que pueden viajar en el tiempo e introducir cambios que se propaguen por todos los siglos venideros. Pero siendo Asimov, la parte de Ciencia encaja perfectamente. Todo está explicado de manera que lo entendamos, incluyendo la disertación sobre las paradojas en el tiempo, sobre lo que significa cambiar el presente y el futuro, etc. Todo encaja y todo tiene sentido.

Pero además, asistimos a una crítica sobre la dictadura totalitaria y tecnócrata. La Eternidad es ESA organización que está dictando el devenir de todos los siglos. Ahí es nada. Pero además nos habla de la relatividad de los mortales y de sus ideologías. Lo que hoy es moda, mañana ni existirá y así sucesivamente, con las cosas más insignificantes y con las más importantes.

Sin embargo hay temas aún más interesantes. Ese canto a la raza humana y a nuestra (si, si, NUESTRA) capacidad de superarnos. Lo que nos hace ser más grandes son los fracasos, ya sean individuales o colectivos. Esta parte me ha encantado.

Y luego es una novela de Asimov con un amor "inmortal", con una trama policíaca que te engancha desde el principio. Tiene componentes de aventura increíbles, sobre todo la parte de exploración de los siglos, las Observaciones, etc.

Es una novela de emociones. Leyéndola se pasa de la emoción a la ira, a la alegría, al coraje, a la tristeza. Y sobre todo es una novela que hay que mirarla con unos ojos científicos para dejarse llevar por las teorías y explicaciones. Asimov SABE que los viajes en el tiempo son imposibles, sin embargo los hace posibles. Y su explicación a las paradojas (esa de ¿qué pasa si viajo en el tiempo y mato a mi abuelo? o la de encontrarse consigo mismo) habituales de los viajes en el tiempo son encomiables.

En fin, una novela de SF con mayúsculas. Una novela que apremio a que leáis lo antes posible. Está llena de pasajes increíbles, de momentos alucinantes, y sobre todo está genialmente cerrada y resuelta. De lo mejor que he leído en años.

No hay comentarios: